sábado, mayo 18, 2024

MUNICIPAL ESTABA EN LA LONA, DEBIMOS DE ACABARLO.

En un estadio Santo Domingo que estaba a reventar, brillante, emanaba una energía nunca vista, un orden ejemplar, fue el escenario ideal para este partido de final de campeonato entre Deportivo Mixco y Municipal. Sorprendentemente minutos antes del partido se dejó venir un aguacero, nadie se movió del graderío, mostrando solidaridad total a su equipo.

Desde el inicio Mixco se paró en el campo con confianza y seguridad. Todos los pormenores ya los saben ustedes por las crónicas deportivas de ayer. Dos de las estrellas del municipal en su desesperación cometieron faltas agresivas y evidentes que ameritaron su expulsión, no sin un “triquis traquis” entre jugadores, el abusivo entrenador de los rojos, que se metió a la cancha a zarandear al árbitro. Y también fue expulsado.

El equipo de municipal jugando con camiseta amarilla en el segundo tiempo estaba noqueado, perdía tiempo, jugaba al paratadón a la loca, Mixco dominaba a antojo, pero sus ataques no concretaban el gol que todo el estadio quería gritar, y que nos iba a dar una ventaja para el segundo partido a jugarse en el estadio del Trébol el domingo 19. No se consiguió desafortunadamente.

Pero lo que se evidenció es que el entrenador de municipal es una persona desequilibrada emocionalmente, por lo que no es buen entrenador, y que el equipo de municipal no es ni la sombra de lo que fue en su época de oro, y que es vulnerable y se le puede ganar en su propia cancha el domingo 19.  

Faltan 90 minutos, y el campeonato del balompié nacional no tiene seguro dueño, y Mixco tiene todavía chance.

Para finalizar esta nota, quiero repetir mi admiración por el orden y el comportamiento de la afición chicharronera, y la lucida organización mostrada por la municipalidad de Mixco. Fue una tarde inolvidable vivida en el Santo Domingo. Ni un solo percance, todo en armonía y alegría por doquier.
      

Artículos relacionados

Últimas Noticias